Después de casi 30 años, los deudos de 27 víctimas del terrorismo recibieron los cuerpos de sus familiares para darles cristiana sepultura, en una ceremonia realizada en el colegio emblemático Gómez Arias Dávila ubicado en la provincia de , .

En julio del 2017, se realizaron los análisis de los restos óseos encontrados en las localidades de Juan José Crespo y Castillo, Cachicoto, Luyando, Monzón, Santa María del Valle y Leoncio Prado, donde se identificó los restos de 27 víctimas.

Cada uno fue identificado por las autoridades luego de exhaustivos trabajos de exhumación. Los peritos determinaron que las causas de los decesos, en su gran mayoría, se debieron a armas de fuego.

La ceremonia fue encabezada por el presidente de la Junta de Fiscales Superiores de Huánuco, John Martel Trujillo; y el fiscal superior coordinador para casos de Terrorismo y Derechos Humanos, Luis Landa Burgos y la participación de delegaciones de Lima y Huánuco.