Tía María: Miguel Ydme, corresponsal de este diario, afirma que él y sus colegas se sienten amenazados. (Perú21)
Tía María: Miguel Ydme, corresponsal de este diario, afirma que él y sus colegas se sienten amenazados. (Perú21)

El corresponsal de Perú21 en Arequipa, Miguel Ydme, no solo fue testigo de las protestas contra el proyecto minero durante la mayor parte de los 50 días que lleva el conflicto, sino también ha sido víctima de constantes insultos, agresiones y hasta seguimientos. En la siguiente entrevista, brinda detalles de su experiencia en la zona.

IPYS lanzó una alerta condenando el acoso y agresión contra periodistas que cubren las protestas contra Tía María. ¿Qué está pasando?El día (jueves pasado) que se quemó el bus, en Matarani, vimos la humareda desde Mollendo y fuimos en taxi hasta el lugar y ahí tomamos fotos. Entonces, Carlos Zanabria (periodista de El Comercio) publicó la nota en la web, pero en la Radio Platinium afirmaron que la quema del bus lo hizo la Policía, en coordinación con el corresponsal de El Comercio. Afirmaron que en la zona no había manifestantes y que el bus estaba a unos metros de la vía de ingreso a Mollendo. Decían 'que casualidad que justo en ese momento llegó primero Carlos Zanabria'. Por la tarde, Perú21 publicó la foto, que fue colocada en las páginas web a favor de la huelga antiminera.

¿Qué más afirman sobre la prensa?Esta radio cuestiona a todos los medios de comunicación, afirma que estamos parcializados, que somos vendidos o que nos paga la mina. Esto hace que la población en Mollendo, los manifestantes, no quieran ver a la prensa. Por eso, tenemos que estar todos juntos, no nos acercarnos mucho porque la gente nos insulta, nos empuja. Por ejemplo, el miércoles, cuando atacaron a los policías fuimos al Hospital de Mollendo, ahí la gente comenzó a agredirnos, a afirmar que no decíamos la verdad.

Ustedes también han sido víctimas de seguimiento ¿verdad?Algunos amigos que tenemos en Arequipa nos han contado que la página web "Gente de la punta" nos ha identificado y nos ha tomado fotos y que uno de estos días publicarían nuestras fotos y nombres, *diciendo que somos unos vendidos. Incluso, comentaron que nuestras imágenes *iban a ser distribuidas a los 'espartanos' (los que protestan encapuchados y lanzan piedras con huaracas) para que sepan quienes somos. La idea es que si vamos para allá (a las protestas) nos boten del lugar o nos agredan.

¿Quiénes les avisaron de eso?Unos colegas a los que le informaron que la gente de esta página nos había identificado. Ellos nos dijeron 'chicos tengan cuidado porque la gente los tiene en la mira'. Eso fue la semana pasada, el día de la quema (del ómnibus). Incluso, agentes de Seguridad del Estado nos comunicaron que tuviéramos cuidado porque los manifestantes están hablando de agredirnos.

¿Se sienten amenazados?Claro que nos sentimos (amenazados). Incluso el día en que atacaron a los policías, nosotros llegamos a la zona alta de Mollendo y cuando la Policía comenzó a dispersarse, nos quedamos solos y unas 15 personas nos amenazaron con lanzarnos piedras con sus huaracas. Por nuestra seguridad, decidimos regresar y poco después ocurrió el linchamiento a los policías. (En otros momentos) La gente nos insultaba durante las protestas. En Cocachacra sentimos agresiones directas, casi nos quitan el celular porque pensaban que les estábamos tomando foto y filmando.

¿Quiénes son estos 'espartanos'?En Tambo dicen que son los reservistas, los que hicieron servicio militar en Mollendo, dicen que son vándalos. No se sabe a ciencia cierta quienes son.

Comentas que por todo lo que está pasando ya no caminan solos…Lo que hemos decidido es estar juntos y no ir a zonas alejadas para evitar ser atacados. La situación se torna muy tensa. Ahí están los manifestantes, si una sola persona levanta la voz contra la prensa, todos se levantan. Incluso, a mí me empezaron a insultar porque informaba que había policías heridos. Nos reclamaban por eso.

¿Desde cuándo sientes las amenazas?Todo ha ido creciendo. Son 50 días de paralización. Los primeros días, dejaban trabajar, sin agresiones. Conforme pasaron los días, la situación comenzó a agravarse y comenzaron a cuestionarnos. Los carros no nos querían llevar por el Valle del Tambo.

¿Piensan que te puede pasar cualquier cosa?Hay ese riesgo. Efectivamente si nos exponemos mucho en la zona de conflicto y estamos solos hay ese temor. Esta situación es en general contra la prensa. Ven alguien con su cámara que no sea de la Radio Platinium, ni de Cablevisión y lanzan insultos, agresiones.

TAGS RELACIONADOS