EFETener un tatuaje en el cuerpo tiene un carácter simbólico pero no define a sus portadores, según un grupo de peruanos que presentan desde hoy una exposición fotográfica que busca combatir los estereotipos que cuestionan sus cualidades personales, incluida su capacidad profesional.

Con 44 fotografías en blanco y negro, la muestra 'Tatu-arte lo justo' plantea enfrentarse a los prejuicios alrededor de las personas tatuadas mediante imágenes tomadas con las técnicas de la lomografía, con cámaras sencillas y con rollo.

Ricardo Zegarra, jefe de mercadeo de y uno de los gestores de la exhibición, aseguró que sus tatuajes de estrellas en las manos y de un samurái, un demonio japonés y un dragón, entre otros, son amuletos de protección y buena suerte, a diferencia de lo que pensaron otras personas que los vieron.

El director de cine publicitario Tito Köster y el músico Gerardo Rojas también son conscientes de que sus numerosos tatuajes en las manos y los brazos son llamativos y muchas veces han sido la causa para que los cataloguen como potenciales vagos o delincuentes.

El experimentado tatuador Daniel 'Zhimpa' Moreno, quien también aparece en la exposición, contó que ha tatuado a abogados, médicos, trabajadores de telefonía y de bancos, aunque habitualmente en lugares escondidos a primera vista.

"La tinta del tatuaje no llega a nuestro cerebro, no reduce nuestras capacidades… Estas se ven en la intelectualidad, en el conocimiento, no en lo que aparentas. La primera impresión no puede definir a una persona", sentenció Zhimpa.

La exposición 'Tatu-arte lo justo' reúne las imágenes de 11 profesionales tatuados y se presentará hasta el 29 de agosto en la galería , de propiedad del artista gráfico 'Cherman' Kino Ganoza, en el distrito de Miraflores, con la propuesta de ser "interactiva", al hacer participar al público con autofotos que se instalarán como parte de la muestra.