Potente detonación. Durante la remoción de escombros se respiraba un fuerte olor a pólvora. (Martín Pauca)
Potente detonación. Durante la remoción de escombros se respiraba un fuerte olor a pólvora. (Martín Pauca)

Diversos elementos de prueba como balas, armas de fuego y artefactos explosivos –incluidos en diferentes procesos de investigación– quedaron destruidos durante la ocurrida la noche del lunes en el laboratorio de balística del complejo policial de .

La detonación también dejó dos policías heridos y cuantiosos daños materiales. Muros del local policial se vinieron abajo.

PRUEBAS INCRIMINATORIASDichas pruebas –desaparecidas tras la explosión– habían sido incautadas a delincuentes por agentes de las diferentes comisarías y unidades operativas de la capital, informó un oficial a cargo de las investigaciones.

Estos pertrechos habían sido internados en el laboratorio policial para las pericias respectivas, refirió el oficial luego de advertir que, ante la destrucción de estos elementos de prueba, varios procesos de investigación se verán afectados.

Detalló que también había proyectiles y armas de fuego que ya habían pasado por todo el proceso de análisis y que permanecían almacenados para su posterior entrega a las dependencias policiales correspondientes.

"Nos han informado que también había material que data de hace muchos años. Son parte valiosa de diferentes pesquisas e importantes casos", explicó el oficial.

INVESTIGAN CAUSASSegún explicó un experto de la (UDEX), "la detonación se debió a la acumulación de gases comprimidos emanados por los compuestos de los explosivos, los mismos que se activaron al estar en un ambiente cerrado y caliente".

El agente explicó que en este tipo de lugares siempre se tiene que estar regulando la temperatura.

La explosión causó daños en las estructuras del local ubicado en la cuadra 4 de la Av. Aramburú. En la parte posterior (cuadra 1 de la calle Los Ruiseñores) las paredes colapsaron. Además, las ventanas de viviendas contiguas y de vehículos quedaron destrozadas.

El Fuero Militar Policial abrió investigación al personal a cargo de la unidad. Informó que se presume que la detonación se produjo por la manipulación de sustancias químicas y acumulación de gases.

Agentes de la UDEX recogieron restos de los explosivos para establecer la causa de la detonación en el complejo policial de Surquillo. Vecinos de la zona contaron que las explosiones les causaron terror debido a que recordaron los atentados terroristas.