La Universidad Santo Domingo de Guzmán atiende a 477 estudiantes de pregrado. Opera hace siete años en la zona de Jicamarca, en el distrito de San Antonio de Huarochirí. (Foto: Sunedu)
La Universidad Santo Domingo de Guzmán atiende a 477 estudiantes de pregrado. Opera hace siete años en la zona de Jicamarca, en el distrito de San Antonio de Huarochirí. (Foto: Sunedu)

El Consejo Directivo de la denegó la solicitud de licenciamiento institucional presentada por la Universidad Santo Domingo de Guzmán (USDG). Con esta decisión, la casa de estudios queda impedida de realizar nuevos procesos de admisión y debe iniciar un proceso ordenado de cese de actividades en un plazo máximo de dos años.

La USDG es una universidad privada que opera desde hace siete años en una única sede ubicada en Jicamarca, en el distrito de San Antonio de Huarochirí (Lima). Atiende a 477 estudiantes de pregrado que cursan los programas académicos de Educación Inicial, Educación Primaria, Ingeniería de Negocios e Ingeniería de Sistemas e Informática.

Según informó la Sunedu en un comunicado, la USDG no pudo demostrar el cumplimiento de las Condiciones Básicas de Calidad (CBC) establecidas en la Ley Universitaria. Además, tampoco presentó un plan de adecuación con presupuesto detallado y acciones concretas para subsanar las observaciones realizadas por la Superintendencia.

Entre las principales deficiencias detectadas por la Sunedu en su evaluación de la USDG figuran:

1. Sus programas académicos presentan incongruencias respecto al número de créditos, horas lectivas y tipos de cursos consignados en los documentos académicos, con lo que no ofrece a los postulantes información clara sobre sus planes de estudios. Además, se constató la oferta de un programa académico no autorizado.

2. La universidad no cumple su propia normativa respecto a los procesos de admisión.

3. No pudo demostrar que su plan de gestión de la calidad impactara de forma concreta a la mejora educativa.

4. No evidenció contar con todos los laboratorios y talleres con equipamientos implementados que requieren los programas académicos ofrecidos. Además, no puede garantizar el cumplimiento del plan de mantenimiento de su infraestructura, al no contar con personal responsable y designado para mantenimiento del equipamiento.

5. Respecto a investigación, la universidad no demostró contar con normativa, planes y políticas de investigación completas e implementadas. Asimismo, las personas responsables del órgano de investigación no cuentan con disponibilidad de tiempo para ejercer sus funciones y no cuentan con el equipamiento necesario para desarrollar los proyectos enmarcados en sus líneas de investigación.

6. No tiene una regulación clara sobre los requisitos para ser docente ordinario. Asimismo, no pudo demostrar el cumplimiento de su reglamento de capacitación docente y no ha creado su plan de capacitación sobre la base de un diagnóstico de competencias de sus docentes.

7. No garantiza la disponibilidad de los servicios complementarios. El servicio de salud no está disponible durante todas las horas de clase. La USDG no demostró contar con ejecución presupuestal para dicho servicio, ni para servicios sociales, psicopedagógicos, deportivos y culturales. En cuanto a requerimientos de seguridad, la universidad no cuenta con el personal suficiente para garantizar el servicio de vigilancia las 24 horas del día.

8. Respecto a los mecanismos de inserción laboral, el diseño del plan de seguimiento al graduado 2019 no permite cumplir los objetivos trazados, y tampoco cuenta con un presupuesto detallado. La universidad no demostró la actualización permanente de su bolsa de trabajo y tampoco demostró realizar actividades orientadas a la inserción laboral. Solo el 4% de sus egresados son titulados.

9. La universidad no cuenta con una política de convenios adecuada y no pudo demostrar que el 85% de los convenios suscritos para la inserción laboral hayan beneficiado a sus estudiantes. Asimismo, no ha evidenciado la realización de prácticas pre profesionales y profesionales de sus estudiantes.

10. La casa de estudios no cumple con los requerimientos de transparencia que establece la Ley Universitaria: no publica datos actualizados de sus proyectos de investigación, no incluye su tabla de pensiones en el portal web universitario, ni tampoco publica su plana docente, entre otra información exigida.

La Sunedu informó que, a la fecha, ha otorgado 86 licenciamientos y ha denegado 35 solicitudes a universidades y escuelas de posgrado en todo el país.