La presunta llegada lo puso a sacar cuentas, pero nunca imaginó que el negocio se le aguaría tan rápido. Carlos Figueroa, padre de Lady Figueroa Uceda –quien del asesino –, fingió la desaparición de su hija y citó a los medios de prensa para negociar por cuánto dinero se podía hacer pública la denuncia.

"Nada es gratis, todo es negociable, sin rodeos, sin nada", dijo a un equipo de ATV el 'acongojado' padre, quien pidió por la exclusiva nada menos que US$10,000. "Ese formato sale al extranjero", añadió, intentando convencer a los reporteros.

Sin embargo, pronto tuvo que cambiar su estrategia, debido a que su propia hija de 23 años puso en evidencia el engaño.

- Oye, Lady, me he ido a la comisaría a hacer la denuncia

- ¿Qué denuncia?

- Te has desaparecido dos noches

- ¿Qué dos noches?

Pese a verse descubierto, Figueroa no se dio por vencido y a cambio de S/.1,000 ofreció una entrevista exclusiva con su hija, para que cuente todos los "detalles" de su embarazo.

Finalmente, a través de una llamada telefónica, la propia joven pidió a los medios que "no fastidien" a su padre, quien le había asegurado que la prensa lo estaba "hostigando".