El cuarto día de , en Espinar (Cusco), dejó al menos siete heridos por choques entre la Policía y los pobladores.

Uno de ellos fue el alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, quien terminó con una contusión en el rostro, según dijo, producto de un disparo de perdigón.

Sin embargo, el director del hospital de la provincia, Percy Rondón, informó a RPP que "no se puede determinar si los heridos fueron por perdigones u otro objeto".

Explicó también que uno de ellos está grave, debido a que sufre un traumatismo encéfalo craneano y será enviado al hospital del Cusco para una posible operación.

El fiscal provincial Héctor Herrera indicó que hay unos mil policías en la zona, pero los pobladores los superan en número. Los manifestantes piden que la minera incremente su aporte a Espinar del 3% al 30% de sus utilidades.