Así como miles de fieles del Centro de Lima durante el segundo recorrido procesional de la imagen del decenas de vendedores ambulantes hicieron lo mismo y se apoderaron de la .

Carretillas que ofrecían hígado frito, piña en rodajas, helados, pop corn, globos con helio y las infaltables estampitas con la imagen del Cristo Moreno, eran ofrecidas a los asistentes a la procesión, quienes rodeaban los puestos en busca de algo que pueda saciar el hambre y la sed tras las largas horas de caminata.

Por otro lado, el no se quedó atrás y al igual que el y la Municipalidad de Lima, le rindió homenaje al Cristo de Pachacamilla frente a la sede del Legislativo, el cual fue encabezado por el primer vicepresidente del Legislativo, Modesto Julca.