Como cada Jueves Santo, se desarrolló en la Catedral de Lima la misa y el lavado de pies a cargo del cardenal de Lima, , en medio de una multitud de fieles que celebran la .

En las calles, los feligreses realizaban el ya conocido recorrido de las siete iglesias, poblando las principales calles y jirones del Cercado de Lima.

Durante su participación en la ceremonia, Cipriani habló sobre la defensa de la vida y la familia.

"Por eso a una autoridad le pedimos defiende la vida, defiende el matrimonio, porque estas al servicio. Aveces nos equivocamos porque convertirnos en dioses a quienes deben servir", expresó.