INFORMALES. Taxis colectivos recorren diversos distritos.
INFORMALES. Taxis colectivos recorren diversos distritos.

La falta de fiscalización por parte de la , que permite que taxis colectivos informales sigan operando, dejó como consecuencia un nuevo hecho delictivo. Una mujer de 50 años, coincidentemente trabajadora de esa comuna, pasó los peores momentos de su vida al abordar una de estas unidades y permanecer secuestrada durante más de tres horas.

Los delincuentes le quitaron todas sus tarjetas bancarias y la obligaron a revelar sus claves.

La agraviada, de apellido Gallego, salió de su trabajo la noche del viernes y se dirigió al cruce de las avenidas Emancipación y Tacna, en el. Ahí abordó un supuesto taxi colectivo, en el que ya había otros tres presuntos pasajeros, entre ellos una mujer que viajaba en el asiento del copiloto.

La trabajadora edil iba a Chorrillos, donde vive. El vehículo ingresó por la y cuando ya estaban cerca de la avenida Armendáriz, uno de los falsos pasajeros sacó un arma de fuego con la que le apuntó.

DESVÍAN DE RUTA
El chofer, quien también era parte de la banda de secuestradores al paso, desvío la ruta. En el trayecto, este y sus cómplices obligaron a la víctima a entregarles todas sus tarjetas bancarias.

Además, en medio de amenazas, le exigieron revelar sus claves. Luego, los maleantes se dirigieron a algunos cajeros automáticos y fue la falsa pasajera la que se encargó de hacer los retiros de dinero. Horas después, la trabajadora edil fue abandonada en el cruce de las avenidas Las Camelias y Juan de Arona, en San Isidro.

Al lugar llegaron agentes de la comisaría de ese distrito para prestar auxilio a la víctima, quien no supo precisar la cantidad de dinero que le habían robado.

Los agentes realizaron un rápido operativo con la descripción del falso colectivo, de color negro, pero no hallaron rastro de los delincuentes.
A lo largo de la Vía Expresa de Paseo de la República, hay varios paraderos informales de colectivos.

TENGA EN CUENTA
Miles de vehículos circulan en Lima como taxis colectivos. No obstante, este tipo de servicio no está normado en el. Pese a ello, los conductores operan a vista y paciencia de los pocos fiscalizadores municipales y de la Policía.

Esto sucede, por ejemplo, a lo largo de la avenida Arequipa, o en concurridas intersecciones como la Vía Expresa de Paseo de la República con Canadá.
La mayoría de los robos bajo la modalidad de taxis colectivos ha ocurrido en Lima Norte, según la Policía.