El chofer de una miniván casi atropella a inspectores de la cuando fue intervenido en la cuadra 3 de la avenida Mariscal Eloy Ureta, en la urbanización El Pino, durante un operativo contra el transporte informal.

El municipio detalló que el conductor permanecía estacionado con su vehículo, de placa AYE-580, en una zona prohibida. Al momento de ser intervenido, el sujeto se negó a presentar su identificación y se dio a la fuga, pese a que había personas delante de la miniván.

Esta unidad pertenecería a una flota informal de ‘colectiveros’ que operan en la Av. Mariscal Eloy Ureta y que realizan transporte de pasajeros hacia el sur de Lima. Además, las autoridades clausuraron y multaron una estación de combustible porque servía como cochera de estos vehículos.

Por otro lado, los fiscalizadores procedieron a trasladar al depósito a buses turísticos que también realizan el servicio de colectivo hacia el interior del país desde la calle Leónidas La Serre, a pocos metros del terminal Molina.

“Desde febrero a la fecha, se ha multado y trasladado al depósito municipal cerca de 60 vehículos que infringen las reglas de tránsito. Estamos tratando de poner orden en nuestro distrito, pese a que nos encontramos con actitudes condenables como la de este último conductor que casi atropella a nuestro personal edil”, expresó el alcalde de San Luis, David Rojas Maza.

El caso

Un informe periodístico reveló que un grupo de conductores obtuvo un permiso para brindar el servicio de taxi, pero en realidad realizan taxi colectivo, una actividad de transporte prohibida según el Reglamento Nacional de Tránsito.

Estos ‘colectiveros’ se estacionan en la vía auxiliar de la avenida Circunvalación, en el cruce con la avenida Canadá, y continúan en las siguientes cuadras hasta el trébol de Javier Prado. Tienen una ruta hasta Lurín por la Panamericana Sur.