Pestilencia. Aguas turbias inundaron casas y la Panamericana. (GEC/Francisco Neyra)
Pestilencia. Aguas turbias inundaron casas y la Panamericana. (GEC/Francisco Neyra)

Como si fuera un deja vú, los vecinos del asentamiento humano Andrés Avelino Cáceres, de, revivieron el aniego de aguas servidas que los afectó en el año 2018.

El agua sucia alcanzó hasta los 50 cm, afectando a sus mascotas, muebles y electrodomésticos, como consecuencia de la rotura de una tubería de la empresa la noche del miércoles. El Ministerio de Salud distribuyó mascarillas debido a que el olor nauseabundo aún continúa.

El colapso se produjo, indicó la empresa estatal, en el asentamiento humano Las Brisas de Villa, por el paso ilegal de camiones en una zona urbana. También mencionó que los vecinos arrojan basura al desagüe.

El aniego afectó los kilómetros 16 y 17 de la vía Panamericana Sur, alcanzando, además, los distritos de Villa El Salvador y Chorrillos. Esto provocó el atasco de algunos vehículos y parte de estos fueron cubiertos por las aguas turbias y pestilentes, obligando a evacuar a sus ocupantes. Muchos caminaron y otros fueron cargados por la Policía.

LIMPIEZA E INDEMNIZACIÓN

Sedapal inició las labores de limpieza y detalló que diez camiones hidrojet succionaron el agua acumulada. Los vehículos ya circulan con mayor fluidez, pero las viviendas siguen afectadas. La empresa, en ese sentido, aseguró que resarcirá los bienes dañados y que se ha empadronado, además, a 47 personas a quienes les otorgan 40 soles diarios para su alimentación.

TENGA EN CUENTA

  • Los vecinos del asentamiento humano Andrés Avelino Cáceres denunciaron que aún no reciben la indemnización por el aniego ocurrido en 2018.
  • Sedapal indicó que el seguro también cubre los gastos de hospedaje de los afectados, mientras duren los trabajos de limpieza.