Habló fuerte. salió a defenderse de las insinuaciones que señalaban que mientras estuvo con en el valle del Colca recibió "mensajes cariñosos" de otro hombre. Ella aseguró que "no soy una prostituta" y que le fue fiel al fallecido joven universitario.

"Estos mensajes no han sido recibidos mientras yo he estado en la montaña. Si han sido antes (de estar) en la montaña, esos mensajes cariñosos han tenido que ser de Ciro, porque yo no he estado con ningún otro hombre, yo no soy una prostituta, como es lo que se pretende decir", afirmó Ponce a Cuarto Poder.

Argumentó que durante su estancia en el Colca no pudo recibir mensajes en su celular porque se le acabó la batería. Además, desmintió a Jorge Carpio Valencia, su abogado en Arequipa, quien señaló que dichos textos fueron enviados por un admirador de 65 años desde Chiclayo. Ella aseguró que hizo tal afirmación para tratar de "silenciar" las versiones de la otra parte.

En ese sentido, cuestionó que la fiscal María del Rosario Lozada le preguntará sobre este tema en el último interrogatorio y que se haya filtrado los , pese a que la investigación es reservada.

Rosario Ponce también criticó que la opinión pública la estigmatizara, pese a que se considera inocente. "Me han gritado asesina, mentirosa, ladrona. La gente grita porque tiene voz y porque no le cobran al hablar. Y ahora me dicen falsificadora, hasta narcotraficante me han dicho", manifestó.

"Un poquito más y me dicen prostituta, porque (ellos señalan que) 'Rosario tiene otros hombres', 'anda por aquí y por allá', 'vedeteándose (sic) por todos lados'. ¿Y dónde quedan los derechos de la mujer? ¿Dónde quedan la dignidad y la honra que yo tengo como mujer y madre?", agregó.

También negó que un certificado médico para no asistir a la primera diligencia judicial en Arequipa, luego de ser rescatada. Dijo que no concurrió porque tenía un shock postraumático y defendió su presencia en un evento en el colegio de su hijo.