, expareja de Ciro Castillo, arribó ayer en la noche a la Ciudad Blanca y hoy preparado por la fiscal , quien investiga el presunto homicidio del joven.

La estudiante que llegó en compañía de su mamá y su abogado no declaró ante la prensa y se retiró del terminal aéreo entre las pifias de los pobladores. Se hospedó en un hotel al centro de la ciudad y esta mañana acudirá al local del Ministerio Público.

Según se informó, la universitaria solo respondería preguntas que tengan que ver con datos nuevos del caso. Esto, para evitar caer en contradicciones.