Foto: Rafael Cornejo
Foto: Rafael Cornejo

Patricia Kadenapkadena@peru21.com

, la ahora exparlamentaria oficialista, no tiene temor de decir que es radical, pero aclara que no es terrorista ni extremista.

¿Cómo se siente ahora que está fuera de Gana Perú?Soy una mujer que hace política desde hace 40 años, y esta pretendida sanción, que es más formal, se da porque la vigencia de las comisiones es solo hasta dentro de una semana.

Se refiere a que los han sacado de las comisiones. Pero eso es lo normal, ¿no?Es un error político. De los disidentes, yo era la única que tenía cargo; era la presidenta de la Comisión de Inclusión Social a partir de la cual se discutió a fondo la creación del Ministerio de Inclusión Social, se promovió la Ley de Salud Mental, hemos hecho un trabajo prolijo… Y el error político es no tomar en cuenta eso, poner una sanción medio castrense, y también la aceleración, porque no evalúan por quién cambian…

¿Le duele haber sido reemplazada por la 'Robacable'?No me duele, pero yo no haría eso. Además, la medida es tan de orden a los que se han quedado, ¡vean lo que les va a pasar si se convierten en disidentes!, que no evalúan que con la nueva correlación de fuerza le están entregando esa comisión al fujimorato, y eso advierte la poca visión política que tienen.

El señor Abugattás señaló que no sabe de dónde es usted, que no conoce su origen.Que el señor Abugattás tenga menor trayectoria política que Javier y yo es lo que expresa su desinformación. Yo he militado en Vanguardia Revolucionaria, en el PUM, en Izquierda Unida… Soy izquierdista, en el buen sentido de la palabra. Jamás he sido terrorista ni extremista, como se nos pretende estereotipar. He escuchado decir ¡ustedes son marxistas, maoístas, leninistas! Mire, yo, leninista ya no soy, maoísta tampoco; marxista, tal vez, desde el punto de vista de una aproximación de los estratos sociales al país. Si yo me quisiera definir ahora, soy mariateguista y humanista.

¿Por qué cree que el presidente se está desvinculando de la izquierda?El presidente decidió sacar del escenario político de la gobernabilidad a la izquierda, y fue una decisión unilateral. En la semana de la victoria electoral, en nuestra cara pelada, el presidente nos dijo que Gana Perú ya no existía y que el Partido Nacionalista iba a hacer su trabajo político solo. Creo que lo que pretendía era ponernos en una suerte de desbarrancadero: o entras al Partido Nacionalista o sales del escenario de la gobernabilidad.

¿Y por qué esperaron tanto para renunciar?Decidimos esperar porque no queríamos dejar el espacio para entregar al mandatario, que acababa de ser elegido, a las orientaciones conservadoras, queríamos dar la lucha al interior del Gobierno.

¿Y era correcto que, siendo oficialistas, actuaran como si fueran oposición?No es así, es una forma unilateral de presentar las cosas. Mire, pongámoslo cuantitativamente. De 100 votaciones que puede haber habido, yo habré votado 95 (a favor). No éramos oposición.

¿La izquierda no está buscando acercarse a quienes están dirigiendo las protestas en Cajamarca y en Espinar?Nosotros no pretendemos colgarnos de los movimientos sociales. Yo no conozco al presidente regional de Cajamarca ni al alcalde de Espinar… Estoy en contra del estilo de tratar la problemática social (con métodos) que cuestionan el principio del debido proceso, que siembran pruebas, que aplican viejos métodos montesinistas.

Daniel Abugattás los llamó tránsfugas…El transfuguismo es cuando uno cambia de posición política por una dádiva, pero la disidencia política no es transfuguismo. Además, la gente que escuchó a Ollanta antes de las elecciones podrá opinar quién ha cambiado de posición política, nosotros no. El presidente y los que defienden el punto de vista del presidente son los que han cambiado, y es su derecho. Sin embargo, no por haber cambiado de posición política, yo, a ellos, les diría tránsfugas.

¿Pretender que el presidente regrese a La Gran Transformación no es pedirle que engañe a toda la gente que lo apoyó en la segunda vuelta?Hay un error en su raciocinio. Si pensamos que La Gran Transformación es el programa de izquierda y la Hoja de Ruta es el viraje hacia la derecha, sí se ensambla su punto de vista. Sí hay un compromiso con sectores más amplios, pero no hay esa discordancia que se pretende crear entre La Gran Transformación y la Hoja de Ruta. La Hoja de Ruta es el programa mínimo, y La Gran Transformación es el programa máximo.

*Pero La Gran Transformación implica… *Implica una diferencia entre lo que es una política de Estado y una política minera; implica políticas de inclusión que no sean solo la lucha contra el hambre, pura y dura; implica políticas de inserción laboral y productiva…

También estatizaciones, cambio de Constitución…Mire, eso habrá que debatirlo. En lo que a mí respecta, yo sé que la modificación constitucional implica una correlación de fuerzas que no existe en este momento en el Congreso, pero creo que la normatividad laboral debe discutirse en sus extremos más antihumanos, que…

¿Suscribe usted todo lo que englobaba el programa de La Gran Transformación?Hay cosas que no están bien. Y, justamente, en Ciudadanos por el Cambio estamos rediscutiendo ese programa para afinar detalles, por ejemplo, en el de la prensa. Ese es un tema que debe ser precisado.

Vuelvo al tema. El presidente Humala está respetando sus compromisos de la segunda vuelta…No es así. Ollanta ha ido cambiando y cambiando desde que salió elegido presidente. En algunos aspectos, como el sobrecanon minero, no se está ciñendo a la Hoja de Ruta; en el respeto de los recursos naturales. Una cosa es ser candidato y otra cosa gobernante. Yo creo que se puede ser gobernante, como Bachelet, Rousseff, Kirchner, con un proyecto de país más democrático.

Cristina de Kirchner no es un buen ejemplo…He citado a Rousseff y a Bachelet; sí, Argentina es debatible… Bachelet salió del gobierno con una amplia legitimidad, y a quien está gobernando ahora a Chile le está yendo mal, lo que revela que se puede ser de centro derecha y gobernar mal y ser de centro izquierda y gobernar bien.

Y se puede ser de izquierda y nunca gobernar…Hay que hacer un balance de la izquierda. La izquierda no supo calibrar históricamente, en la década del 70, la necesidad de su unidad; y, en los últimos tiempos, esa unidad es estratégicamente importante y relevante.

¿Qué piensa de la posición de Gregorio Santos?Para mí, no hay condiciones políticas ni para la insurgencia ni para pedir la vacancia presidencial. Humala ha sido elegido en una votación constitucional. Sin embargo, yo sí pienso que el presidente de Cajamarca tiene derecho a expresar su opinión, y expresar su opinión no es rebelión.

Pero él es una autoridad…¿Y las autoridades, acaso, no tienen derecho de opinión?

Pero tienen la responsabilidad de no azuzar a la población y, por el contrario, tienen que hacer calmar las aguas.No necesariamente. Depende, pues, si esas aguas se levantan con justicia o no… No hay licencia social para hacer Conga en Cajamarca. Ahorita se está apostando por deslegitimar esa protesta social, pero la gente sigue expresando su descontento con la minera Yanacocha.

Si Abugattás y García Belaunde postularan a la Presidencia del Congreso, ¿por quién votaría?Evaluaría mi voto. Yo, por Abugattás, no votaría. No es que le tenga una inquina personal, creo que los liderazgos se expresan en métodos políticos… Creo que él sería un excelente congresista porque tiene capacidad de desarrollo de la contradicción, tiene argumentos, tiene fuerza, pero, ¿presidente de la Mesa Directiva?, no me parece porque, aparte de esas virtudes, se debe tener capacidad de diálogo, adecuado trato, lenguaje propio, ponderación.

FRASES

- "Un día antes de la renuncia, alguna gente intentó tener incidencia sobre nosotros para que la postergáramos señalando que Abugattás quería dar su lucha para ser reelegido".

- "Radical, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua, es enfrentar los problemas de raíz. Así que, en esa línea, sí, soy radical".

- "A mí, Ollanta Humala me ofreció ser parte de la plancha presidencial en un momento, y luego desistió, y yo acepté ir de congresista… Si hubiera tenido un espíritu arribista, de cargo, habría tenido una posición obsecuente".