(USI)
(USI)

, la niña que quedó cuadripléjica tras el , empezaría a recibir a fines de agosto su innovador tratamiento de recuperación a manos del doctor Osvaldo Font en Puerto Rico, tras a su llegada al país caribeño.

"Ella se encuentra mucho mejor, está estable y le estarían dando de alta hoy. La han atendido muy bien", dijo María Vega, abuela de la pequeña, quien mantiene constante contacto con los padres que acompañan a la menor en el extranjero. Sobre el tratamiento de su nieta, señaló que se llevará a cabo cuatro veces por semana en un período aproximado de un año.

La terapia electroneuromedular a la que será sometida Romina consiste en estimular la corriente que sale del cerebro hacia la médula espinal –parte de la cual terminó quemada por la onda expansiva de la bala– y desde ahí a los nervios somáticos del cuerpo por medio de una fina aguja que se insertará en su columna vertebral.