Un suboficial de la Marina fue hallado muerto a unos 150 metros del cuartel del Ejército Fuerte Hoyos Rubio en el , luego de haber sido víctima de las temibles 'peperas'.

El hecho se produjo a tempranas horas de la mañana del último domingo en la cuadra 3 de la calle La Pedrera, cuando los vecinos encontraron el cuerpo sin vida del técnico de primera Jesús Ricardo Oroya Calixto (51) tendido en la vía pública.

Según señalan las primeras investigaciones, el marino habría sido drogado para robarle sus pertenencias, informó el noticiero 90 Segundos.