Debido a la antigüedad de su construcción y a la humedad, más de 800 casas ubicadas en el , se encuentran en peligro de derrumbarse y no pueden ser refaccionadas debido a que han sido declarados monumentos históricos por el Instituto Nacional de Cultura ().

"Nosotros nos vemos limitados, ya que existen normativas que protegen esta zona como patrimonio cultural, lo cual atenta contra la seguridad de las personas que viven en esta zona", manifestó Miguel Gavidia, jefe de Defensa Civil de la comuna de este distrito.

Algunos de estos inmuebles, ubicados en los jirones Chiclayo, Francisco Pizarro, Trujillo, Loreto, ya se han desplomado y siginifican un peligro constante para las familias que los habitan.