(Difusión)
(Difusión)

La clausuró y demolió un grifo que ocupaba la vía pública por más de 40 años y que funcionaba sin autorización edil.

El expendedor de combustibles invadía la vía auxiliar y la vereda de la cuadra 41 de la Av. Óscar R. Benavides (ex Colonial) e impedía el libre tránsito de peatones y vehículos, lo que generó el reclamo de los vecinos.

La intervención se realizó la madrugada de ayer a fin de evitar situaciones de riesgo, dado que por la zona concurre mucho público. Se contó con la presencia de funcionarios ediles apoyados por agentes del Serenazgo, personal de Defensa Civil y policías, quienes velaron por el orden público.

Con el previo corte del suministro eléctrico y de la desconexión de los surtidores de combustible con los tanques subterráneos, se ejecutó la desinstalación y demolición del establecimiento con el uso de maquinaria pesada.

La acción, supervisada por ingenieros especialistas, no encontró resistencia de los representantes y trabajadores de la empresa, quienes solo atinaron a poner a buen recaudo sus pertenencias y bienes muebles.