Un perro de raza rottweiler fue retenido por la Policía luego de morderle el pie a un niño de 10 años que, aseguró, tropezó con una piedra que cayó al lado de la mascota, lo que provocó que reaccionara con violencia.

El can, de nombre Luque, se encontraba en un pequeño patio expuesto al sol cuando ocurrió el incidente. Su dueña afirma que el niño suele tirarle piedras y que por esa razón lo atacó.

Sin embargo, la familia del menor dice niega tal versión y pide que el rottweiler sea trasladado a otro lugar o sacrificado. El animal fue llevado a la dependencia policial de San Genaro y de allí pasaría al Centro Antirrábico, donde lo analizarán y determinarán si le quitan la vida.