Copa América

Reconstrucción a paso lento: La región Ica sigue en el olvido [Video]

Perú21 constató que los trabajos de recuperación de ciudades tras el terremoto aún no concluyen. Casi una década después del terremoto del 2007, infraestructura sigue esperando acción del ejecutivo.

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

En agosto de 2011, dos semanas después de asumir el cargo de presidente de la República, Ollanta Humala Tasso encabezó su primera actividad pública como jefe de Estado en Pisco. El discurso del mandatario en aquella jornada fue un anuncio: "No tenemos ni 15 días de gobierno pero hemos venido para decirles que tenemos como prioridad reconstruir Ica , Pisco y Chincha".

Decenas de personas como Carlos Ceopa Pérez (36) lo escucharon ilusionadas aquel día. Lo vieron poner la primera piedra en la remodelación de una carretera y despedirse sin confirmar cuándo iniciarían las obras para recuperar sus viviendas, que la tierra se había tragado cuatro años atrás, cuando el terremoto les arrebató sus sueños y les dejó sufrimientos. Luego de ello, Carlos emprendió el viaje de una hora de retorno a su morada, en Ica. Desató el pasador que mantiene cerrada una plancha metálica que usa como puerta y entró a su casa levantada con esteras y calaminas en un espacio que pudo hacerse en el árido desierto iqueño.

EL BONO NUNCA LLEGÓIrene Carrasco (32) y sus ocho hermanos viven en una casa erigida con planchas de madera, a unos metros de la orilla del mar, en Pisco. Cuenta que su madre, doña Clara Cartagena, luchó hasta que le duró la vida para recibir el bono de seis mil soles que entregaba el gobierno a quienes habían perdido sus viviendas a causa del sismo. "El título de propiedad estaba a su nombre. Parecía que solo debía presentar los papeles y le darían el dinero. Pero, cuando el mar se salió por el sismo, cambió las dimensiones del terreno y, para el Estado, a nosotros ya no nos correspondía el metraje en el que está nuestra casa", manifiesta Irene. Doña Clara falleció en el 2013 y ninguno de sus hijos heredó los derechos de posesión de la vivienda que se niegan a abandonar.

Ese mismo año, el Ministerio de Vivienda informó que más de 77,000 familias afectadas por el devastador sismo fueron favorecidas con bonos familiares habitacionales de S/6,000 a través del programa Techo Propio. En la provincia de Ica se entregaron 17,473 bonos, en Chincha 11,089 y en la provincia de Pisco 9,140. El Ejecutivo precisó que el desembolso fue de S/694 millones.

En su informe, la Comisión Investigadora del Terremoto de 2007 del Congreso de la República reveló que, durante la gestión de Alan García (2006-2011), en muchos casos no se otorgó el bono a los jefes de familia empadronados por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci). El documento indica que el Estado distribuyó S/2'520,060 a personas que jamás figuraron en la lista de beneficiarios.

UN LENTO RENACERLo que el terremoto causó, además de destrucción, fue un crecimiento casi indiscriminado de las ciudades en la región. Como explica el alcalde de Pisco, Tomás Andía, la invasión de terrenos en su provincia aumentó en nueve años porque las personas fueron en búsqueda de nuevos comienzos.

"En una sola casa solían vivir entre cuatro y cinco familias. Después del sismo, ellas inmediatamente se dispersaron. Esta fue la causa de nuevas invasiones y la razón por la que muchas familias viven sin títulos de propiedad y servicios, como agua y luz", asegura.

Para el director de la oficina de Indeci en Ica, César Chonate, este es un escenario preocupante. "Las personas siguen construyendo sus casas sin tomar en cuenta técnicas antisísmicas. Eso sucede por falta de presión de las autoridades", advierte.

En Pisco Playa, el gobierno de Humala, quien esta semana estuvo en Ecuador entregando ayuda humanitaria tras el demoledor terremoto, construyó una enorme alameda que se extiende por el litoral. Pero muy pocos pasan por allí.

TENGA EN CUENTA

  • El 15 de agosto de 2007, a las 6:40 p.m., un terremoto de 7.9 grados de magnitud sacudió el sur del país, devastando ciudades en las regiones de Lima, Ica y Huancavelica.
  • El fuerte sismo dejó 600 muertos, 544,980 damnificados y más de 91,000 viviendas destruidas.
  • En el 2007, el gobierno de Alan García lanzó Forsur, como responsable de la rehabilitación y reconstrucción de las zonas afectadas por el sismo. La gestión de Humala desactivó el programa al encontrarse casos de corrupción en el reparto de bonos y contratos.

AFECTADOS PIERDEN ESPERANZAS DE RECIBIR AYUDA DEL GOBIERNOFamilia Hinostroza-Quispe: "solo nos queda rehacer nuestras vidas"

Juana Quispe (37) aún tiembla al recordar los minutos de terror que vivió cuando la tierra parecía que no iba a dejar de remecerse. Todavía no entiende cómo pudo salvarse y no le ocurrió lo mismo a la vecina que vio morir aplastada por el techo de su casa, cuando estaba por salir a la calle Ayacucho, en el corazón de Ica.

Sin pensarlo mucho, al día siguiente, el jueves 16 de agosto, ella y su esposo Jorge Hinostroza (40) tomaron las cosas que podían usar y se fueron donde la madre de este, a vivir en la periferia, lo que en esta ciudad rodeada de arena es el desierto.

Juana y Jorge, que hoy tienen tres hijos que mantener, se fueron para olvidarlo todo. Ahora que viven en su propio hogar pero sin luz, agua ni desagüe, a unos metros de distancia de donde vive la madre, dicen que se enteraron tarde del bono que entregaba el gobierno para reconstruir las viviendas. "Es todo un trámite. Hay que presentar papeles que ya no tenemos a causa del terremoto. Acá, como nos ves, solo nos queda rehacer nuestras vidas", dice Juana, resignada.

Mientras Jorge se gana la vida arreglando carros, ella espera que algún cliente llegue a su pequeña tienda a comprar sus abarrotes.

ANÁLISIS: Rogelio Canches, congresistaLa Fiscalía tiene que sancionar No ha habido un cambio significativo en las zonas afectadas por el terremoto como para decir que se mejoró. Lamentablemente, las autoridades locales y de gobierno, en el periodo de Alan García, no hicieron un buen trabajo y se desperdiciaron recursos.

En la comisión investigadora concluimos que hubo actos de corrupción y un aprovechamiento indebido en las obras de reconstrucción, hemos denunciado a más de 300 funcionarios involucrados. Pero, pese a que el Ministerio Público tiene el informe desde 2013, no ha sancionado a nadie.

No se tomó la importancia necesaria a este tema. El gobierno de Ollanta Humala hizo lo que pudo hacer, pero no hubo más presión. Si no se sancionan a los que cometieron delitos, cuando vuelva a suceder un hecho similar al del 2007, se actuará igual y no se atenderá inmediatamente a las personas que necesitan del Estado en ese momento.

Tags Relacionados:

Ica

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada