Este es el recibo con el que Sedapal quiso cobrar injustamente más de 28 mil soles a la mujer. (Luis Gonzales)
Este es el recibo con el que Sedapal quiso cobrar injustamente más de 28 mil soles a la mujer. (Luis Gonzales)

A Zoila Delfina Sánchez Delgado (60) se le subió la presión y su diabetes empeoró luego de llevarse el susto de su vida cuando a su casa llegó un recibo del Servicio de Alcantarillado y Agua Potable de Lima () por más de 28 mil soles, cuando mensualmente pagaba menos de 100 soles.

Pese a que el caso sucedió en mayo del año pasado, hasta la fecha Sedapal no le ha brindado disculpas ni le ha explicado cómo es que en su vivienda ubicada en la cuadra 2 del jirón Azapa, en La Perla, pudieron registrarle tan desproporcionado consumo.

En el humilde inmueble, la mujer vive con sus dos hijos y su sobrino. A raíz de ello, la preocupación llegó al punto que les pidió a sus familiares tener cuidado a la hora de usar el agua.

La sexagenaria mostró un documento, en el que un inspector de Sedapal certifica que el "medidor registra consumo a pesar de que los caños estaban cerrados".

"Mi casa no tiene fugas de agua. Todo ese problema empezó cuando pusieron el nuevo medidor. Yo me opuse, pero lo pusieron", afirmó Sánchez Delgado.

La mujer acudió a la del Callao –con su hermana Elsa– para interponer su queja, y al mes siguiente Sedapal le refacturó 199 soles.

SERIE DE RECLAMOSDelcy Heredia, coordinadora del Área de Servicio Públicos de la Defensoría del Pueblo, manifestó que así como este caso hay muchos, en los que las personas reclaman facturaciones que no corresponden a sus consumos.

"Ahora último hemos recibido 60 casos provenientes de Lima Norte y 30 del Callao. Son sectores en los que no hay un servicio continuo de agua. La gente se opone a que coloquen los nuevos medidores. Por esos, hemos pedido información a Sedapal", indicó.

DATOSEl Defensor del Pueblo, Eduardo Vega, afirmó que "Sedapal tiene que entender que para absolver la queja no se debe pagar primero".

Zoila Sánchez Delgado (60), con recibo en mano, denunció el descomunal cobro que pretendía hacerle Sedapal.