(USI)
(USI)

La decisión de la Comisión de Justicia del Congreso de rechazar las observaciones del Ejecutivo e que penaliza la difusión de comunicaciones interceptadas mereció ayer duras críticas en predios legislativos.

El parlamentario advirtió que la norma pone en riesgo la libertad de prensa y constituye un exceso y una censura a los medios. "Dejar en manos de un juez la determinación sobre qué es lícito y qué no es un peligro para cualquiera. Se entiende que los medios tienen un código de ética, y eso debe bastar. Da pena que congresistas que se jactan de ser demócratas impulsen esta norma, que tiene sabor a venganza", anotó.

Por su parte, recordó que es a través de la prensa que la ciudadanía ha conocido los principales casos de corrupción, y sostuvo que si esta norma es aprobada en el Pleno, aquellos quedarán encubiertos.