Seis policías de la Divincri de Miraflores, San Isidro y Lince son investigados por el por presuntamente haber extorsionado a propietarios de discotecas y clubes nocturnos de Lima.

Los agentes habrían pedido dinero para no continuar con la denuncia hecha por presuntos testigos que aseguraban que en sus negocios se vendían drogas y se ejercía la prostitución.

Un informe del programa Cuarto poder dio a conocer que los empresarios estaban siendo extorsionados por una montada organización, en la que estarían implicados efectivos de la .

Fue el fiscal Elmer Chirre quien descubrió las irregularidades de las denuncias contra los dueños de locales como Emmanuelle, Aura, Gótica, entre otros. Además, se mostraban los mismos errores ortográficos en las acusaciones hechas en la División de Investigación de Miraflores.

Los efectivos que están siendo investigados por la Primera Fiscalía Especializada en Corrupción de Funcionarios son el comandante Joe Modica, el mayor Pedro Porras y los suboficiales Alfredo Arotinco, Jorge León, Rafael Tutumi y Dany Mollehuanca.

"Se fabricaban denuncias contra estos empresarios, luego estos eran contactados por personas relacionadas con la investigación, básicamente los policías, y se les solicitaba cierta cantidad de dinero para que la investigación no termine con un atestado sino con un parte", dijo el procurador anticorrupción, .

Asimismo, sostuvo que el fiscal a cargo de las investigaciones también habría recibido amenazas por parte de la banda de extorsionadores.