La Dirección de Investigación Criminal de la PNP (Dirincri) intervino en el transcurso de la madrugada diversos bares que funcionaban como prostíbulos clandestinos en diferentes sectores de la carretera Panamericana Sur. En total se detuvo a cerca de 50 mujeres, entre ellas una menor de edad.

Las indocumentadas eran en su mayoría chicas que fueron traídas desde fuera de Lima para ser explotadas en estos locales que contaban con cubículos acondicionados donde las damas de compañía ofrecían servicios sexuales a los clientes. La menor de edad llegó específicamente desde Tingo María.