Poco después de salir de la , el alcalde de Espinar, Óscar Mollohuanca, fue detenido por un fuerte contingente policial que irrumpió en la sede del municipio provincial y lo arrestó.

El burgomaestre, a quien se investiga por el supuesto contra la minera Xstrata que han dejado dos muertos y decenas de heridos, trató de escapar, pero finalmente fue interceptado por los agentes y llevado a la comisaría de la localidad.

Previamente, Mollohuanca, había puesto condiciones al Ejecutivo para retomar el diálogo en aras de la solución al paro que cumple ya 10 días contra la citada empresa a la que acusan de contaminar los ríos de la zona y exigen que eleve de 3% a 30% el aporte económico voluntario para las comunidades de Espinar.

Oficialmente no se sabe si hay una orden de captura contra el burgomaestre, que ayer había anunciado que pasaba a "situación de reserva" por temor a ser detenido, como pasó con el , el principal promotor de las revueltas.

El alcalde exigió la presencia en Espinar del primer ministro Óscar Valdés y que el Ejecutivo tome acciones inmediatas. "Yo quiero que haya una voluntad política del Gobierno para que el estado de emergencia se levante cuanto antes", sentenció.

Agregó que la decisión de levantar la huelga antiminera también depende de las organizaciones sociales. "Es absurdo que pidan conversar solo con autoridades electas. Nosotros también diríamos eso pues los ministros no son electos", dijo.

Tras la detención de Mollohuanca, se registraron algunas protestas en los exteriores del municipio provincial. "Gobierno traidor, miserable", gritó un dirigente del frente de defensa ante las cámaras de Canal N.

"NO QUEREMOS MÁS MUERTOS"La congresista cusqueña Verónika Mendoza (Gana Perú) criticó que el Gobierno, al que representa en el Parlamento, pretenda señalar que la protesta de Espinar es exclusivamente política, y pidió a los ministros que no ninguneen o desacrediten los reclamos de la población, los que consideró legítimos.

"Es momento de poner paños fríos en Espinar, hay voluntad de diálogo (…) No queremos cargar con más muertos en este Gobierno", refirió.