Los médicos del hospital regional de La Libertad hicieron todo lo que estuvo a su alcance , pero no lo lograron. Al joven de 20 no se le podrán reimplantar los testículos ni el pene que se cortó porque, según dijo, "le estorbaban".

El muchacho homosexual, de 20 años, decidió extirparse los genitales en su propia casa y para ello compró anestesia local, una hoja de bisturí y agua oxigenada en una farmacia. Lo había planificado todo al detalle.

Un sereno de Trujillo tuvo que auxiliarlo y llamar a una ambulancia para que lo trasladaran a recibir atención médica. Incluso, el efectivo llegó tiempo después con los genitales mutilados en un balde de pintura, pero estos no pudieron ser reinsertados.

Los médicos controlaron la hemorragia que sufría y se recupera en el centro de salud. También tendrá que recibir tratamiento psicológico.