Tremendo lío. Varios familiares y amigos del joven piensan que fue ultimado y, luego, arrojado a río. (Difusión)
Tremendo lío. Varios familiares y amigos del joven piensan que fue ultimado y, luego, arrojado a río. (Difusión)

¡De Ripley! Agentes de la de Sullana (), por disposición del Ministerio Público, se llevaron el cadáver de un hombre al que sus familiares estaban velando luego de, presuntamente, haberse ahogado.

Los custodios argumentaron que se le debía practicar una necropsia al cuerpo porque se sospechaba de un asesinato. El insólito hecho ocurrió la mañana de ayer en el centro poblado de Locuto Bajo, en el distrito de Tambogrande.

En medio de las protestas de los familiares, el fiscal de Sullana, Edwin Ramos, quien dirigió el operativo, reveló que habían recibido información de que el sujeto, identificado como Gimer Aguilar Montalbán (23), habría sido asesinado y, luego, arrojado al río.

"Varios vecinos y familiares del joven tienen sospechas de que aquí se ha cometido un crimen. Por eso nos llevamos el cadáver, para practicarle un examen", precisó Ramos. Hasta el cierre de esta edición no se sabían los resultados.

Empero, de acuerdo con el hermanastro del muchacho, Juan Aguilar Zapata, el día de su muerte, Gimer bebió licor en una fiesta familiar y se retiró a su casa algo mareado. "Más tarde nos enteramos de que había tenido la mala suerte de caer a un canal de regadío, donde se ahogó", sostuvo.

De otro lado, la subregión policial de Sullana registró ayer otras dos muertes en Tambogrande. El cadáver de Manuel Meca (86) fue encontrado con golpes y quemaduras. En tanto, en el distrito de Las Lomas se halló el cuerpo de Julio Majuan (59), quien habría sido asesinado por delincuentes.

DATO

- La Policía presume que la muerte del agricultor Manuel Meca se debe a una venganza, ya que su hijo había sido denunciado por tocamientos indebidos y era protegido por el anciano.