Investigadores del Proyecto de Tramo Vilcashuamán – Pisco del del descubrieron una piedra con 13 ángulos tallados en un sistema hidráulico construido en el sitio arqueológico Incahuasi, ubicado en el distrito de Huaytará, región .

Este sistema hidráulico —o de manejo ritual del agua— consta de dos fuentes de fina mampostería, una de las cuales presenta esta piedra. Estas fuentes están interconectadas por un sistema de canales labrados sobre la piedra natural del cerro Incahuasi, descendiendo a través de caídas de agua hasta el río Viscacha.

El agua que alimenta las fuentes incas proviene de dos ojos de agua o puquios que brotan del cerro y descienden hasta el mencionado río.

Tradicionalmente, en los Andes se ha venerado los ojos de agua, los lagos y nevados, que además son entendidos como lugares sagrados y de origen. Debido a esto, el manejo ritual del agua va más allá de su uso para fines agrícolas, si no que debota un importante significado simbólico que promovieron los incas alrededor de este recurso.

El sitio arqueológico de Incahuasi de Huaytará se localiza en un lugar estratégico: el inicio del río que irriga el valle de Huaytará, que descendiendo hacia la costa se transforma en un importante afluente del río Pisco.