El Ministerio Público solicitó 20 años de pena privativa de la libertad contra tres de los agentes de las implicados en la muerte de , ocurrida en julio del 2010.

Danilo Fuertes Benites, Carlos Johnny Candia Cartolín y Marcial Francisco Soria, quienes actualmente se encuentran en prisión, podrían recibir esta condena por tortura agravada con secuela de muerte.

Asimismo, solicitó 15 años de cárcel para los agentes César Fernando Verástegui Malpica, Nelson Osias Becerra Vásquez, Daniel Loayza Carbajal y Pedro Antonio Aguilar Pérez por tortura agravada con lesiones graves.

Ante el argumento de la Fiscalía, que señala una desproporción entre las fuerzas de los custodios del orden que detuvieron a la víctima, César Nakazaki, abogado de César Fernando Verástegui, indicó que el comportamiento de Calero causó la intervención.

"Había un comportamiento anormal por parte de la víctima que generaba una fuerza lo suficientemente importante *como para que un número de policías lo tenga que reducir*", indicó.

Nakazaki agregó que los efectivos no buscaban torturarlo, pues "no se lo estaban llevando a una playa, sino a una comisaría". Explicó, además, que Calero falleció por una lesión específica y que la responsabilidad de esta no puede recaer entre los demás implicados.