Peruanos que llegaron a la ciudad de Tacna. (Richard Luna)
Peruanos que llegaron a la ciudad de Tacna. (Richard Luna)

"Fue horrible. Escuchábamos cómo se desplomaban las paredes, no sabíamos si eran de nuestra casa o la del vecino. Todo estaba oscuro. No podíamos salir de nuestras viviendas, pensábamos que moriríamos en ese momento, pensábamos que era el fin del mundo", así narró la compatriota Patricia Olivera la dramática experiencia que le tocó vivir en el . Ella es uno de los 34 peruanos que ayer retornaron del vecino país.

Relató que el tiempo que duró el movimiento sísmico parecía interminable y que debido a las múltiples réplicas tenía que dormir junto con sus pequeñas sobrinas encima de bolsas plásticas en la calle. Es más, por ello se enfermaron. Además, señaló que se acabaron los alimentos y provisiones que tenían, por lo que prefirió volver a su tierra natal.

Nancy Córdova, en tanto, contó a Perú21 que al regreso las autoridades peruanas del control de Santa Rosa los trataron como si fueran contrabandistas y les revisaron todo. "Retornamos de una catástrofe, con la poca ropa que pudimos rescatar. Es increíble que nos reciban así", señaló.

Judith Choque, por su parte, dijo que su esposo tuvo que quedarse en Iquique, Chile. Indicó que una gran cantidad de peruanos trabaja en los talleres de la zona franca de Iquique, pero que aún no les han pagado, por lo que no tienen los recursos para retornar a sus ciudades de nacimiento debido a que la Cancillería solo los deja en Tacna.

La Cancillería indicó que gracias a un acuerdo, los compatriotas que estaban de manera ilegal en Chile pudieron retornar a Tacna sin multas ni castigos. Los 34 peruanos que llegaron ayer viajarán en las próximas horas a ver a sus familias en sus ciudades de nacimiento.