(Difusión)
(Difusión)

El (Ingemmet) logró la repatriación de fósiles que tenían unos 465 millones de años de antigüedad y que fueron encontrados en la región en 1965. Estos permanecieron durante 47 años en Europa y África, donde fueron estudiados.

César Chacaltana, especialista del Ingemmet, resaltó que estos restos constituyen la evidencia más antigua de suelos con vida orgánica en el país.

"Representan para la ciencia un hecho muy trascendente y explican la existencia del paleocontinente que no es la geografía que hoy conocemos", señaló.

Indicó además, que los fósiles, que son invertebrados que alcanzan hasta cinco centímetros de longitud, demuestran que Puno es la región de América del Sur con mayor evidencia de rocas más antiguas con restos de vida.

Chacaltana señaló que las 36 rocas planas de la colección fueron recogidas en las montañas de la provincia de Carabaya, por el renombrado geólogo francés .

Según explicó, en 1965, las piezas fueron llevadas a Europa para ser estudiadas. En un inicio estuvieron en Francia y luego en Marruecos.