Una mujer se convirtió desde hace poco más de 50 días en la persona más respetada en una de las cárceles más temidas de Lima. No se trata de ninguna avezada delincuente, sino de Yolanda Cárdenas Mendoza, la 'Margaret Thatcher peruana', apelativo con el que los reos hacen alusión a la férrea disciplina que ha impuesto la nueva directora del .

Cárdenas Mendoza, con una trayectoria de 26 años en el sistema penitenciario, sabe que su diminuta figura no le es impedimento para ejercer su ardua labor, ya que cuando se trata de encarar algún problema dentro de las paredes de la prisión puede –como se diría en el lenguaje canero– 'parar al más pintao'.

"Están apostando por mí y no los voy a defraudar. Voy a trabajar como siempre he trabajado, con humildad, con responsabilidad y logrando los objetivos de la institución", declaró la funcionaria a TV Perú Noticias sobre su designación.

Sin embargo, Cárdenas Mendoza tiene claro que interactuar con los 2,762 internos no es una tarea fácil, pero que tampoco la amilana, ya que dice tener paciencia y carácter para lidiar con sus 'hijos' y asegurarse que nadie pueda torcer el rumbo de su rehabilitación.