Miles de devotos se congregaron en la base militar Las Palmas con el fin de escuchar la santa misa ofrecida por el , sin embargo las altas temperaturas registradas este domingo perjudicaron a muchos de los feligreses en Chorrillos. 

Pese a que el personal médico estuvo atento a los desmayos por los golpes de calor, muchos de ellos se debieron a la deshidratación de los asistentes, por ello los Bomberos tomaron una decisión rápida. 

Los hombres de rojos usaron las cisternas para lanzar fríos chorros de agua sobre los asistentes a Las Palmas y así aplacar el impetuoso calor. 

El papa Francisco llegó a la base militar y se pasó a su 'papamóvil' para bendecir a los fieles, quienes tienen horas esperando que oficie la santa misa.

TAGS RELACIONADOS