Por: Iris Mariscalimariscal@peru21.com

Al parecer, los numerosos planes y estrategias para combatir la delincuencia y el crimen organizado son en vano. Los hampones ya no se contentan con arranchar una cartera, sino que prefieren raptar porque les resulta mucho más rentable.

En lo que va del año, hay más de 400 denuncias por plagio, según fuentes de la .

NIÑOS EN LA MIRAEl blanco preferido son los niños por que son más fáciles de secuestrar y porque sus padres entregan cuantiosas sumas de dinero con tal de recuperarlos en buen estado. Un nuevo caso ocurrió este fin de semana.

Eran las cinco de la tarde del último viernes. Jefferson, de cinco años, pidió permiso a sus papás para salir a jugar fútbol con uno de sus amigos a un parque ubicado a pocas cuadras de casa, en la urbanización Ancieta Alta, en .

Ellos lo dejaron ir confiados en que, por la cercanía, el pequeño estaría seguro. Sin embargo, según la Policía Nacional, minutos después una mujer de tez morena y de mediana estatura, le ofreció cincuenta céntimos al menor para que vaya a comprar una bolsa con pop corn.

El niño obedeció la orden y, cuando llegó al puesto, aquella mujer y otra más lo subieron a la fuerza a un mototaxi conducida por un sujeto trigueño y luego se lo llevaron hacia una casa.

Ahí lo tuvieron 22 horas. Durante este tiempo, los hampones llamaron varias veces a la familia de Jefferson. Exigían 50 mil soles para liberarlo.

Desesperado, Ramón Teodoro Chauca (52), empresario dedicado a la comercialización de cilindros y padre del menor, denunció el hecho a la División de Secuestros de la , quienes le dijeron que solo ofrezca cinco mil soles por el rescate, cifra que aceptaron los secuestradores.

El menor fue encontrado en la quinta cuadra de la alameda Las Malvinas, en el .

De acuerdo con Juana Erlinda Tapia, madre de Jefferson, los captores maltrataron a su hijo, quien desde ayer inició tratamiento psicológico para superar el trauma.

UN DETENIDOLos agentes de Secuestros capturaron a Jonathan Israel Bravo Ramírez, titular de la cuenta bancaria donde se depositó el dinero del rescate. El coronel Víctor Gonzales, jefe de esta unidad, indicó a Perú.21 que quedará detenido por varios días.

Fuentes policiales investigan al entorno del empresario, ya que una de las mujeres involucradas sería una conocida de la familia e incluso viviría cerca de la casa de Jefferson.

Ella fue interrogada por los detectives la noche del sábado, pero fue dejada en libertad casi de inmediato por falta de pruebas. Su identidad se mantiene en reserva.