Padres del primer puesto en San Marcos revelan los secretos que llevaron a su hijo a ser un campeón

Diego Romero Ramírez alcanzó el primer puesto del examen de admisión en la UNMSM . Su logro es aplaudido por sus padres, quienes revelan el camino que siguió su hijo para alcanzar tan importante meta. 

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Diego Romero Ramírez vive algo mejor que un sueño: su propia realidad. Es que el joven de 17 acaba de ingresar a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y ha obtenido nada menos que el Primer Puesto en el Computo General del examen de admisión.

En conversación con Andina, Diego y sus padres contaron un poco de cómo llegaron a alcanzar esta meta. Sin duda, el triunfo es celebrado y compartido por toda la familia. Estos son sus secretos: 

1. Dejarlo intentar una y otra vez

José Romero Viena y Tereza Ramírez Díaz, los padres del joven, revelaron que alentaron a su hijo a postular a universidades desde que estaba en primero de secundaria.  

“Es un chico muy talentoso. Domina todo lo que son áreas de ciencias. Nosotros decimos si uno sabe hay que demostrarlo y los exámenes de admisión permitieron evidenciar sus deficiencias y virtudes”, manifestaron. 

A pesar de que ingresó a todas las universidades que postuló (en especialidades como matemáticas, física, química, y estadística), Diego sacó valiosas lecciones de cada prueba. Pudo saber en qué le faltaba mejorar y, sobre todo, perder el miedo.

2.-Conocer sus habilidades

Los padres de Diego contaron que llevaron a su hijo a un psicólogo con el fin de conocer a mayor profundidad sus habilidades. A través de una prueba de inteligencia lograron descubrir que "tenía muy desarrollado el área lógico abstracto, importante para el tema de ciencias", contó su padre. 

A partir de ello, los padres conocieron con mayor precisión qué aspectos reforzar y qué otros tomarlos con más calma.

3. No tanta presión

Los padres de Diego concuerdan en señalar que no es bueno ejercer demasiada presión sobre los hijos, sobre todo, en los estudios. 

“Muchos padres piensan que lo hacemos estudiar mucho, pero no es así. Él tenía su espacio para la recreación, como por ejemplo el baile. Lo inscribimos a las 7 de la noche. Su papá venía del trabajo y lo llevábamos a bailar de 7 a 9 de la noche. Además, llevaba clases de oratoria y natación, porque eso es lo que quería”, contó Tereza Ramírez.

4. Apoyar su curiosidad

Los libros, periódicos y revistas nunca faltaron en la casa de Diego. Su padre señala que para su hijo el hecho de estudiar nunca fue una oobligación y, al contrario, siempre tuvo disposición para leer. 

Es así que desde pequeño, Diego juntaba sus propinas para comprar libros. A ello se sumó el interés por los diarios. Al ver ello, sus padres lo incentivaron comprándole enciclopedias. 

Luis Iparraguirre/Andina)

Luis Iparraguirre/Andina)

Luis Iparraguirre/Andina)

5. Fomentar la disciplina y organización

Tereza Ramírez señala que es de gran importancia fomentar la disciplina y constancia en los hijos. Ello, indicó, no quiere decir que quede prohibido de otras actividades, como ver televisión o jugar en Internet, pero siempre con responsabilidad y con horarios establecidos.

6.- Ayudarlos a superar sus problemas

"Si el niño tiene confianza con los padres, podrá decir papá me falta eso, mamá no comprendo. Y la mamá tiene la responsabilidad de asesorarlo y si no sabe debe buscar una persona que pueda hacerlo”, comenta Tereza Ramírez. 

Al hacer referencia a que ella tuvo que buscar ayuda de un profesor externo cuando Diego le comentó que no entendía un libro, la madre del adolescente genio señala que es importante la comunicación y ayudar a los hijos a encontrar soluciones. 

7.- Pasar tiempo con ellos

Los padres de Diego indican que es fundamental el pasar tiempo con los hijos. Reconocen la dificultad que puede llevar eso, pero comentan que es la única manera de conocerlos y darles la sensación de que están acompañados. 

“Hay muchos padres que tienen dos o tres hijos y no les alcanza el tiempo. Y a veces hay necesidad de dejarlos. No es fácil, lo sé. Pero hay que hacer el esfuerzo”, relata. 

Ir a portada