El proyecto integral necesitará un total de 6 TCF para que sea viable. (USI)
El proyecto integral necesitará un total de 6 TCF para que sea viable. (USI)

Odebrecht prevé inversiones de US$5,000 millones en la del Perú, que abastecerá a una , anunció el gerente general de la firma brasileña en Lima, Jorge Barata.

El ejecutivo afirmó además que el gasoducto de más de 1,000 kilómetros –que se extenderá desde Cusco hasta la costa sur de Perú– necesita de unos 6 billones de pies cúbicos (TCF).

"Sobre la inversión total del gasoducto se habla de 5,000 millones de dólares", afirmó Barata a periodistas, quien refirió que la construcción y operación se daría en tres tramos.

Barata explicó que en junio de este año se comenzará a construir un primer tramo del gasoducto, con una inversión de US$1,200 millones, para finalizarlo en el 2014.

En el segundo tramo del gasoducto se invertirían los restantes US$3,800 millones para finalizarlo en mayo del 2016. Un tercer tramo, en el que no se precisó el monto de inversión, llegaría hasta la región de Tacna, cerca a la frontera con Chile, a mediados del 2020.

"La primera etapa consiste en hacer un ducto hasta la zona de Quillabamba (Cusco) y llevar el gas de tal forma que permita en esa primera etapa tener una central termoeléctrica", explicó el ejecutivo.

Barata dijo que el proyecto integral necesitará un total de 6 TCF para que sea viable su desarrollo, aunque afirmó que en una primera etapa sólo requerirán de 3 TCF.

Barata explicó que el gasoducto será abastecido con 1.7 TCF de gas proveniente del lote 58 de Petrobras, con 1.3 TCF del lote 57 de Petrobras y Repsol, y con 1 TCF del lote 88, del consorcio Camisea liderado por la argentina Pluspetrol. Los tres lotes están ubicados en Cusco.

"Se espera que en los próximos 8 o 12 meses estén confirmados los 6 TCF, pero todo indica que hay mucho más gas del que se necesita", afirmó el ejecutivo.

Respecto a una eventual participación de la estatal Petroperú en el gasoducto anunciada por el Gobierno, Barata afirmó que no hay participación directa del Estado en las inversiones.

"Lo que fue ventilado es que el Estado dé un crédito puente para poderse iniciar la primera etapa y no tener que esperar la estructuración financiera y la confirmación de reservas", explicó el ejecutivo. "El proyecto sigue siendo netamente privado", agregó.