Un nuevo testimonio aparece en el caso sobre el asesinato de en agosto del 2006. Lucía Mendoza Yllesca, exempleada del hogar y mano derecha de la empresaria fallecida, rompió su silencio por primera vez.

Para la mujer, quien trabajó 12 años con la familia y vio crecer a los hermanos Bracamonte Fefer, la sentencia de 30 años de prisión de Eva es una injusticia, ya que sostiene que ella no tenía ningún interés económico para cometer el crimen. "La justicia llegará en algún momento", dijo en Abre los ojos.

Contó que la relación entre Eva y Ariel se deterioró meses después de la muerte de su madre. "Ellos empezaron a distanciarse por motivos económicos. Eva ya sabía que la herencia se iba a dividir en partes iguales. Un piso de la casa para cada uno y el dinero que ingresaría se dividiría entre ambos", dijo.

En un principio, el acuerdo le parecía bien a Ariel. Sin embargo, luego las cosas se complicaron debido a que , expareja de Eva, comenzó a vivir en la casa que compartían los hermanos Bracamonte. "Hubieron varias discusiones porque Ariel quería que Liliana pagué parte de los servicios, y la relación entre los hermanos se fue deteriorando", sostuvo Mendoza.

Debido a las complicaciones que se presentaban entre los hermanos, Lucía Mendoza decidió renunciar al trabajo en el que había permanecido por más de 10 años. "Hablé con Eva y le dije que prefería retirarme, ella me dijo que yo vea qué quería hacer, y así fue como me fui", contó.

Luego de un par meses, Ariel se vuelve a contactar con la mujer de mayor confianza de Miriam Fefer y le pide que vaya a trabajar con él, en su vivienda.

DONACIÓN DE DEPARTAMENTOFue en ese momento cuando finaliza la donación de un departamento, que ambos hermanos, Ariel y Eva, habían decidido regalarle en agradecimiento por los 12 años de servicio a su familia.

Sin embargo, la sentencia del caso cuestiona la entrega del inmueble a Mendoza, ya que se indica que la mujer solo laboró con la familia de Miriam Fefer 20 meses.

"La sentencia dice que yo trabajé ese tiempo, pero eso no es cierto. Todo el mundo lo sabe. Hay testigos. A mí nadie me dio ningún departamento para hacerme callar porque yo no sé nada", dijo.

LA HERENCIA DEL ABUELOMendoza también contó que Eva decidió darle a Ariel el mayor porcentaje de la herencia de su madre, que ascendía a más de US$700 mil. Esto debido a que ella ya había heredado un monto similar de su abuelo, Enrique Fefer, más una propiedad.

"Eva había sido la única en heredar algo de Enrique Fefer, pero nada Ariel. El señor siempre velaba por ella y siempre dijo que la casa iba a ser de ella", indicó.