Director Carlos Urbano dijo que se comenzará con un tercio de la capacidad. (Andina)
Director Carlos Urbano dijo que se comenzará con un tercio de la capacidad. (Andina)

A fines de este mes, la nueva sede del (INS) en San Borja abrirá sus puertas para atender a pacientes con enfermedades de alta complejidad, anunció su director general, Carlos Urbano Durand.

El pediatra explicó que, a partir de esa fecha, profesionales de salud altamente calificados estarán aptos para atender solo casos de neurocirugía, cardiocirugías, neonatos con problemas congénitos o malformaciones graves, pacientes quemados u otras emergencias.

"En esta sede de solo se verá a recién nacidos, niños, niñas y adolescentes referidos de otros establecimientos de salud del país, afectados por problemas complejos", comentó en diálogo con la agencia Andina.

Sobre los pacientes quemados, el pediatra agregó que solo se recibirá a los que presenten quemaduras moderadas y graves, es decir a quienes tienen hasta el 20% de su cuerpo afectado.

En cuanto al trasplante de médula ósea, Urbano Durand precisó que la práctica de ese tipo de cirugía tardará aún, ya que se requiere una preparación especializada que tomará más tiempo.

"El proceso (de apertura y atención) durará dos años. Por el momento, comenzaremos con un tercio de nuestra capacidad porque las especialidades que necesitamos aún son escasas en nuestro país. Por ejemplo, no hay anestesistas pediátricos. Estaremos al 100% de forma progresiva", indicó el responsable del Instituto.

Urbano refirió que el servicio de consulta externa solo se brindará a los pacientes post operatorios y a aquellos referidos de las emergencias que requieran tratamiento especializado o intervenciones ambulatorias.