Tras la captura de los terroristas 'César' y 'Nelly' en 2011, el Ejército descubrió en fosas comunes los cadáveres de varios 'pioneritos', término con el que se refieren a los niños secuestrados por o a los hijos de los mismos terroristas que son adoctrinados.

En la operación denominada 'Burka', las Fuerzas Armadas rescataron además a dos jóvenes ashaninkas que pertenecerían a la primera generación de infantes plagiados por los subversivos en la década de los 80 y 90, informó Canal N.

Justamente una de ellas, que responde al nombre de 'Teresa', relató cómo los niños eran enterrados en tumbas clandestinas, luego de que estos perdieran la vida por la falta de atención médica y por no recibir los cuidados elementales como la alimentación y el abrigo.

Asimismo, la joven aseguró que ella misma fue captada por los sediciosos cuando era muy pequeña y que creció en dicho lugar. Cuando era adolescente, dijo que fue obligada a tener relaciones con un sedicioso llamado 'Mario' –encargado de plantar minas en la zona y de hacer de guía de camino de las columnas terroristas–, con el que tuvo tres hijos, que luego fueron llevados a otros campamentos.

Actualmente, 'Teresa' está recluida en el penal de Ayacucho luego de que la Fiscalía determinara que ella tenía conocimiento de las acciones que realizaba 'Mario'. En un principio se creyó que todavía era menor de edad, pero luego de practicarle un odontograma descubrieron que se trataba de una mujer adulta.