Cansado de los constantes maltratos de los que era víctima, un niño de 13 años asesinó de siete cuchilladas a su padre en la provincia de , en el .

El hecho ocurrió cuando Alejandro Pineda Dueñas (45) llegó ebrio a su vivienda y empezó a golpear a su hijo, que cogió un cuchillo de cocina y le asestó las contundentes puñaladas.

Asustado, el menor alertó del hecho a una de sus vecinas, que dio aviso a la Policía. Alertados del hecho, los agentes llegaron hasta el lugar y encontraron el cadáver de Pineda Dueñas tirado sobre un charco de sangre. El menor fue trasladado hasta la sede de la División de Criminalística de la Ciudad Imperial.