Unos 23 clanes familiares acopian cocaína para mafias serbias [INFORME]

Policía Antidrogas pone al descubierto nuevas rutas y formas de operar de bandas criminales.

Vraem

Más del 40% de la droga que sale del Vraem tiene como primer destino el Callao. (LuisCenturión/Perú21)

Más del 40% de la droga que sale del Vraem tiene como primer destino el Callao. (LuisCenturión/Perú21)

Shirley Avila

La reciente incautación de más de una tonelada y media de cocaína –de 98% de pureza, según la Policía – puso al descubierto las nuevas rutas y modalidades que emplean los narcotraficantes en nuestro país. Para empezar, ahora se sabe que son las mafias serbias las que están tras la droga peruana, la misma que es acopiada en el Vraem por unos 23 clanes familiares.

Si bien antes los cárteles mexicanos y colombianos financiaban el ilegal negocio en Perú, ahora son serbios los que dominan esta ilícita actividad. Ellos operan desde Europa, informó a Perú21 el general PNP Héctor Loayza, jefe de la Dirección Antidrogas.

Señaló, además, que están tras los pasos de los clanes familiares que son los que procesan y transportan la cocaína hacia Lima y hacia las fronteras. Las organizaciones internacionales prefieren operar con estos grupos para asegurarse de que nadie se delate debido a sus lazos familiares.

Así, hay clanes que se encargan, exclusivamente, de la producción del estupefaciente, mientras otros se han especializado en el traslado de la ilegal mercadería (lo hacen vía aérea o terrestre).

“Antes, fácilmente un policía o un colaborador se podía infiltrar. Ahora se hace un poco más difícil para nosotros porque son clanes familiares. Por ello, las operaciones de inteligencia tardan más tiempo”, explicó el general.

El oficial señaló que más del 40% de la droga que sale del Vraem tiene como primer destino el Callao. Ahí operan cuatro organizaciones criminales que son las que manejan el contacto con las mafias serbias.

Narcotráfico

Narcotráfico

Una vez que los extranjeros hacen el pedido, las bandas chalacas se dirigen hasta el Vraem, compran la cocaína y contactan con un clan familiar para que se encargue del traslado hacia Lima. Para asegurarse de que el cargamento llegue a la capital, los narcos del Callao toman como rehén a un integrante del grupo familiar del Vraem.

Recién cuando el estupefaciente está a buen recaudo, los chalacos liberan a la víctima. “Estas (organizaciones) operan como los cárteles de Colombia. Si el cargamento no llega tal como se acordó, esto le puede costar la vida al familiar que está privado de su libertad”, reveló el general.

La última etapa consiste en camuflar la droga en contenedores que serán sacados del Perú, vía marítima. Diversas bandas del Callao pugnan por hacer este ‘trabajo’, al extremo de que ya se han producido asesinatos.

“El subir la droga a los contenedores les reporta ganancias muy grandes a las bandas. Por cada kilo les pagan US$2,500”, precisó el general. Esa modalidad es conocida como ‘preñado’, que consiste en colocar maletines con droga en los contenedores.

Esta labor la hacen los llamados ‘ninjas’, que son jóvenes de contextura delgada y muy ágiles. Ellos ingresan ocultos en camiones para luego acondicionar la cocaína dentro del terminal portuario.

Tres de estos ‘ninjas’ fueron capturados el 20 de marzo. Ellos son Josué Pablo Solano (24), Saúl Torres (23) y Cristian Baldeón Solano (23), quienes tenían la misión de camuflar 1,638 kilos de cocaína.

TENGA EN CUENTA:

* Cada paso de la droga –desde la producción hasta el envío por barco– es informado al financista, a quien le envían fotos y videos como prueba.

* Los clanes familiares que trasladan la droga a Lima también utilizan la ruta Cusco-Arequipa.

Ir a portada