Frente a los actos de violencia promovidos por los mineros ilegales, en las calles de Puerto Maldonado, , la primera dama se pronunció, como suele hacerlo, a través de , con un firme mensaje contra los manifestantes.

"No hay paso atrás. El Perú se une contra mineria ilegal que destruye y empobrece", escribió Heredia esta mañana. Hasta el momento, el presidente Ollanta Humala no se ha pronunciado al respecto.

REPUDIO DEL GOBIERNOPor otra parte, a través de un comunicado, el Gobierno invocó a las autoridades de la región y a la población en general a que apoyen la labor de la Policía Nacional a fin de restablecer el orden y la tranquilidad en dicha jurisdicción.

"El gobierno del Perú hace suyo el repudio de la población de Madre de Dios que rechaza las protestas violentas de los mineros ilegales", señala el Ejecutivo en su comunicado, en respuesta al pedido urgente que han formulado a sus autoridades locales para erradicar la explotación minera ilegal que promueve la trata de personas, la prostitución, el proxenetismo y otros negocios ilícitos en la zona.

Al mismo tiempo, exhortan a los mineros ilegales a concluir con las protestas y dispuso la investigación inmediata de las muertes de Carlos Lanci Yumbato (46), Julio Ticona Medina (31) y Francisco Areque Jipa (35), las en los enfrentamientos con las autoridades y que dejó 38 heridos –entre ellos 17 policías–, en las que los manifestantes hicieron uso de armas de fuego, explosivos y otros materiales.

Asimismo, señalan que 60 personas, algunas de ellas requisitoriadas, han sido detenidas por generar desmanes en la ciudad, bloquear la Carretera Interoceánica, atentar contra las instituciones estatales y privadas, el mercado local e intentar tomar el aeropuerto. Todas ellas han sido puestas a disposición de la justicia para las investigaciones de ley.

La Policía se encuentra en la búsqueda de los líderes de estas acciones violentas y continúa en su labor de restablecer el orden en la ciudad. Hasta el momento se ha desbloqueado las principales vías de comunicación y se garantizó el funcionamiento de los mercados y negocios.