(USI/Difusión)
(USI/Difusión)

El Ministerio de Educación () señaló que "no ha adquirido ni utilizado o recomendado" el uso del polémico libro con contenido racista Aromas, de la editorial San Marcos, pese a que este texto escolar está incluido en el Plan Lector promovido por el sector que dirige .

En una nota de prensa, dicha institución recordó que está prohibido el uso, en los colegios públicos y privados, de textos con información, actividad o imagen que sugiera o aliente estereotipos o formas de discriminación, por lo que la escuela que lo haga será sancionada.

Asimismo, señalan que la prohibición está establecida en el indicador de calidad número 3 de los criterios pedagógicos de los textos escolares, publicado en el Observatorio Nacional de Textos Escolares, aprobado por la Resolución Ministerial N° 034-2012-ED.

El Minedu también alega que no puede sancionar a la editorial responsable del texto, porque la Constitución prohíbe toda forma de censura previa y que solo el Poder Judicial puede castigar los delitos cometidos por medio del libro.

El sector Educación sostiene que las disposiciones vigentes, en este caso, establecen que la primera responsabilidad recae en el centro educativo y que luego es la UGEL, que es la llamada a aplicar la sanción respectiva.

"Por tanto el procedimiento en este caso, tratándose de un colegio particular, requerirá que la UGEL correspondiente establezca cuál es la responsabilidad de este y de su comité académico y, en caso de encontrar irregularidad, recomendar una sanción para el colegio. Al Minedu en tanto, le corresponde supervisar que este proceso se realice a la brevedad posible", finaliza la nota.

LA EDITORIAL Y EL AUTOR SE PRONUNCIANÓscar Espinar, autor de Aromas, consideró que no hay ningún tipo de racismo en su obra literaria, que incluye un relato titulado El origen de las razas proveniente de la cultura del norte de la Amazonía peruana.

"Tengo que respetar cuando recojo un relato mitológico, tengo que respetarlo porque si no estaría adulterando lo que pensaban nuestros ancestros (…) Lo he consignado tal cual. No puedo adulterar ni cambiar nada porque no sería mi labor", dijo en RPP.

Por su parte, Aníbal Paredes, gerente de la editorial San Marcos, señaló que no existen supervisores del Ministerio de Educación que vengan a revisar los textos ni existe ningún observatorio donde se presenten los libros, ya que estos dependen únicamente de la creatividad de los autores.

"La creatividad es la libertad del escritor. Es la facultad que tiene de fantasear en la literatura y si se tratara de libros de conocimientos también son (los autores) los que deben dar su opinión y ser responsables de su obra", señaló.

En ese sentido, señalaron que evaluarán con los más de 300 autores que conforman la editorial si seguirán comercializando la publicación o si la retirarán del mercado, al tiempo que señalan que hasta el momento ningún representante del Minedu se ha puesto en contacto con ellos por el tema en cuestión.