Un local ubicado en el fue clausurado por la municipalidad del mismo distrito por preparar , bombitas y cachangas en condiciones antihigiénicas que podrían afectar a la salud pública.

Los inspectores municipales constataron que la masa de harina que se usaba para preparar el dulce, estaba impregnada de abundante colorante y se encontraba al lado de ambientes donde había ropa y calzado sucio. Además, de hallar excremento de roedores en todos los rincones.

También se encontraron trozos reciclados de turrones que se almacenaban en cajas de madera dentro del local. Igualmente, las fuentes donde se horneaban los dulces se encontraban oxidadas y requemadas.

“Toda la Infraestructura está deteriorada, la campana extractora y las cocinas están llenas de grasa, cocinan en pailas grasientas, deterioradas. No tenemos idea de cuáles son sus insumos para producir la masa que la hacen en una superficie microporosa que genera bacterias y hongos, como se ve”, expresó Dora Asenjo, jefa del Departamento de Vigilancia Sanitaria del municipio

La panadería, ahora clausurada, se encontraba en el interior de una vivienda en el pasaje 9 de la urbanización 1 de setiembre, Lote 9, Comité 6, en el Cercado de Lima.