Una mujer murió degollada esta madrugada en su vivienda ubicada en el asentamiento humano Néstor Batanero, en . El cuerpo de Marcelina Cisneros Quicaño (38) además presentaba signos de haber sido acuchillada.

Inicialmente, circuló la versión de que la mujer había sido asesinada por su hijo de 20 años, quien padece de esquizofrenia. Sin embargo, su esposo Isidoro Meléndez negó todo y señaló que una persona ingresó a su casa, debido a que encontró la puerta de la azotea abierta, informó Primera Edición.

Asimismo, aseguró que el plan del homicida era acabar con la vida de toda su famila, ya que venía recibiendo amenazas desde hace unos días pero que ignoraba las razones por las que las recibía.

Los restos de Cisneros Quicaño fueron levantados por disposición de la fiscal de turno y trasladados hacia la Morgue Central de Lima. La ya investiga el hecho.