Los niños más pequeños continúan siendo víctimas de violencia familiar. Como si el terrible no fuera suficiente, ahora una madre en estado de ebriedad casi mata a su bebé de tres meses solo para evitar que su pareja la abandone.

Sandra Elizabeth Quispe Ambrosio intentó ahorcar y botar al suelo su hija en la intersección de las avenidas Huánuco y Bausate y Meza, en , cuando Alan Vásquez Salazar amenazó con terminar su relación con ella.

Para suerte de la criatura y de su hermano mayor que estaba viendo la escena efectivos de la comisaría de Apolo llegaron para evitar una tragedia. Los menores fueron llevados a un albergue y la pareja sigue detenida.