Sofía Mulánovich considera que el mar no discrimina porque “todos somos hermanos en al agua". (Luis Centurión/Perú21)
Sofía Mulánovich considera que el mar no discrimina porque “todos somos hermanos en al agua". (Luis Centurión/Perú21)

"Todo se cura con agua salada: con lágrimas, con sudor o con el mar", recita la campeona mundial de surf, , quien toma decisiones importantes luego de domar las rebeldes olas de nuestro mar peruano y de otros mares en el mundo.

"El surf me da estabilidad. Cuando surfeo los pensamientos que sobran se van y salgo del mar mucho más enfocada para todo lo que viene. Los humanos tenemos la facilidad de estresarnos por cosas que nunca van a suceder, y creo que el mar te limpia", reflexiona Mulánovich.

Da una mirada al pasado y sabe que era inevitable ser surfista. Su padre, sus hermanos y hasta su abuelo domaron las olas. Creció frente a las playas de Punta Hermosa, donde aún vive, y sus primeros juegos los hizo en el mar.

Incluso sus padres viajaban hasta el norte del Perú buscando buenas olas."Empecé en el surf a los 5 años, y cuando tenía nueve ya cogía la tabla… A los 14 o 15 años viaje a Hawai y vi por primera vez el surfing profesional, en ese momento supe que eso era lo que yo también quería hacer", recuerda Sofía, quien tuvo la fortuna de recibir el apoyo de sus padres, y antes de terminar el colegio inició su carrera profesional.

Su personalidad perseverante, obsesiva y perfeccionista la ayudó a conseguir muchos logros en el surf. Mulánovich agrega que el amor por el deporte también fue una gran herramienta que la convirtió en campeona mundial. "Creo que cuando amas lo que haces generalmente te va bien. Te vuelves un maestro mientras más horas le pongas a este deporte", puntualiza.

Campeona mundial en el World Championship Tour, y en ISA World Surfing Games el 2004; Campeona en WCT Roxy Pro Perranporth, Cornwall-Inglaterra, en Fiji, y en Australia el 2005; Campeona World Championship Tour, y en WCT Curl Pro Bells Beach Australia el 2007, Campeona en WCT Perú Classic Lobitos, Perú, y en WQS San Bartolo, Perú 2009. Esos son solo algunos de los grandes logros de Sofía.

Pero estos reconocimientos los obtuvo gracias a su dedicación, esfuerzo y sacrificios. "El surfing es un deporte lindísimo, pero son muchas horas en la playa. También hice sacrificios, especialmente durante mis 20 porque no podía estar mucho tiempo en casa ni salir mucho con mis amigas".

Mulánovich considera que el mar no discrimina porque "todos somos hermanos en el agua (…) Creo que no debería compararse el surf de los hombres y el de las mujeres porque son totalmente distintos. Los hombres son más fuertes, y las mujeres son más elásticas, pero ambos pueden llegar a performances excelentes". Sobre las olas todos somos iguales.

"Hagan lo mejor en cada momento. Crean en ustedes mismas, en su poder interno, para adelante con fe y con ganas", aconseja la popular 'gringa'. Ha dejado una marca indeleble en las olas del mundo, al igual que en la historia del deporte nacional.

Sabías que…

  • "Soy parte de la campaña 'Be More Human' de Reebok, que es acerca de la estabilidad que te da el deporte, el que además te hace un ser más humano".

TAGS RELACIONADOS