Delincuentes llegaron a vivienda con uniformes de obreros de Sedapal. (César Fajardo)
Delincuentes llegaron a vivienda con uniformes de obreros de Sedapal. (César Fajardo)

Cuatro lingotes de oro valorizados en 1 millón de soles, medio kilo de oro en polvo, objetos por 50 mil dólares y 40 mil soles en efectivo. Este fue el millonario botín que robó una banda de delincuentes de la residencia de uno de los miembros de la familia Nicolini en .

La banda de 'robacasas' actuó bajo la ya conocida modalidad de falsos trabajadores de , la cual tiene como principales víctimas a personas de la tercera edad.

Esta vez, el agraviado fue Ramón Tomás Antonio Nicolini Stornaiuolo (74). A las 5:00 p.m. del pasado lunes, dos hampones lo sorprendieron en su vivienda ubicada en la calle José Gálvez 230, a dos cuadras del parque Kennedy.

Los maleantes llegaron vestidos con uniformes de la mencionada empresa e, incluso, mostraban su carné de identificación en el pecho. Tocaron el timbre de la casa del anciano y este, muy confiado, les abrió la puerta.

Los supuestos obreros se identificaron y le dijeron que debían realizar trabajos de mantenimiento en la tubería de desagüe de su inmueble. Muy amables le indicaron que el costo iba a ser asumido por Sedapal.

La víctima no dudó y los hizo pasar a su inmueble sin percatarse de que estaba dejando la puerta abierta.

Así, los falsos trabajadores lo llevaron a la cocina y comenzaron a distraerlo para que sus otros cómplices lograran ingresar a la residencia.

EL ATRACOOtros tres maleantes aprovecharon y llegaron hasta el segundo piso de la casa. Ahí se apoderaron de los lingotes de oro y de otra cantidad del mineral en polvo.

No conformes con ello, continuaron recorriendo la vivienda y así encontraron 40 mil soles en efectivo. Además, se llevaron diversos objetos —de oro y plata— por un valor superior a los 50 mil dólares.

Todo esto ocurrió entre 8 y 10 minutos. En este tiempo, los falsos obreros se iban comunicando por teléfono, supuestamente, con los ingenieros de obra. Sin embargo, era con sus cómplices con los que hablaban para que estos les dijeran que el 'trabajo' había sido concluido.

De esta manera, una vez que se produjo el robo, los obreros le dijeron al anciano que debían recoger las herramientas para iniciar las labores de mantenimiento.

Ante la demora de estos, el agraviado comenzó a recorrer las habitaciones de su inmueble y se dio con la sorpresa de que había sido víctima del millonario robo.El hecho fue denunciado en la División de Investigación de Robos de la Dirincri que ya maneja las identidades de los posibles delincuentes.

LA MODALIDADComo se sabe, este tipo de atracos a viviendas se ha incrementado en los últimos meses en la capital. Según la Policía, estos malhechores realizan reglaje previo hasta asegurarse de que la casa elegida solo es ocupada por ancianos.

Pese a que la modalidad ya es conocida, muchas personas no toman las medidas de seguridad y permiten que personas extrañas ingresen a sus viviendas, señaló un oficial de la Policía Antirrobos.

Es más, Sedapal ya ha avisado que nunca envía obreros a los inmuebles sin que antes haya una comunicación telefónica o a través de un aviso en el recibo de agua.

La empresa ha advertido a los usuarios que no se dejen sorprender y que, ante la presencia de un extraño, llamen al teléfono 317-8000.

DATOS

- Ramón Nicolini reside en la vivienda de Miraflores junto a su hermana, una anciana mayor que él. Ella se encuentra postrada en una cama debido a una enfermedad.

- Los vecinos denunciaron que en la zona hay drogadictos debido a que la casa luce como abandonada. Señalaron que ni la Policía ni serenazgo prestan algún tipo de seguridad. Además, hay poca iluminación.