Pese a que en Perú existe una ley que regula su uso, el Minsa aún no aprueba el protocolo médico. (Minsa)
Pese a que en Perú existe una ley que regula su uso, el Minsa aún no aprueba el protocolo médico. (Minsa)

Muchos mitos se han creado en torno al uso medicinal del cannabis sativa, comúnmente conocido como marihuana. Lo cierto es que el empleo terapéutico de esta planta puede controlar los síntomas de varias enfermedades y, a su vez, mejorar la calidad de vida de los pacientes que día a día deben librar duras batallas.

Así lo señaló Paula Martínez, neuróloga de la organización Khiron –pionera en investigación sobre el cannabis medicinal en América Latina–, quien dijo que el uso terapéutico de esta planta es un tratamiento de esperanza al que se recurre cuando la medicina convencional no ha sido completamente eficiente respecto al control sintomático de enfermedades crónicas.

“Si una persona que sufre epilepsia presenta convulsiones pese a estar medicada, el cannabis puede ser la solución. Para que funcione debe ser prescrito por un médico, ya que la dosis varía según cada paciente”, explicó a Perú21.

Así, esta droga tiene efectos paliativos respecto al dolor, lo cual mejora la calidad de vida tanto del paciente como de sus familiares, quienes asumen de manera externa la carga de una enfermedad.

Por su parte, María Fernanda Arboleda, anestesióloga y actual directora médica de Khiron, sostuvo que este “es un tratamiento con indicaciones. El paciente debe ser evaluado para ver si es candidato. Es importante entender que se trata de una herramienta que complementa a la medicina convencional”.

Ambas profesionales llegaron a Lima en setiembre para capacitar a médicos neurólogos del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas del Perú sobre los beneficios de los componentes de esta planta.

Arboleda refirió que, a nivel de América Latina, países como México, Uruguay, Argentina y Colombia ya vienen trabajando en la legalización de su uso medicinal.

Infografía de Perú21
Infografía de Perú21

SITUACIÓN EN EL PERÚ

Respecto a la situación de esta sustancia en el Perú, si bien ya se cuenta con una ley que regula su uso (aprobada en febrero), el Ministerio de Salud (Minsa) aún no ha cumplido con publicar el protocolo de tratamiento médico, según lo advirtió la Defensoría del Pueblo.

El reglamento señala que para hacer efectivo su uso medicinal, corresponde a la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) conducir el Registro Nacional de Personas Naturales y Establecimientos Farmacéuticos que importan y/o comercializan cannabis y sus derivados, así como administrar el Registro Nacional de Entidades Públicas y Laboratorios Autorizados y Certificados para la producción de derivados de cannabis.

La Defensoría del Pueblo señaló que a la fecha ya se cumplió el plazo de 90 días hábiles para la aprobación del citado protocolo.

Asimismo, Francesca Brivio, presidenta de la ONG Gotas de Esperanza, refirió que “los sectores del Gobierno no se ponen de acuerdo. Como no se vende aquí, hay que buscar afuera. Traer un pomo desde Estados Unidos puede costar US$300. En el mercado negro, un pomo de 10 ml vale entre S/100 y S/200, pero sin garantía”, dijo.

Al respecto, la Digemid manifestó que “a la fecha solo dos empresas han mostrado interés para solicitar licencia de importación del producto”.


TAGS RELACIONADOS